VOCERÍA: ACCIÓN ESTRATÉGICA DE LA COMUNICACIÓN INSTITUCIONAL

Algunas entrevistas a funcionarios públicos pueden resultar una materia prima básica para hablar del tema de la vocería como una acción estratégica de la comunicación institucional que no puede dejarse al azar y mucho menos carecer de una mínima planificación. Cuando el tema es delicado y polémico a la vez, el vocero, como representante institucional, no solo debe prepararse para los cuestionamientos harto vistos de previo en medios de comunicación, sino que debe ir adelante con su equipo asesor en comunicación para prever los otros temas o preguntas que podría hacer el entrevistador o la contraparte en el debate. Números, estadísticas, hechos, dictámenes relevantes, ejemplos claros y contundentes, son parte del arsenal que debe llevar un vocero al debate.

Sin embargo, no es suficiente aún. Aparte de hacer el ejercicio de sentirse entrevistado en vivo, cuestionado y polemizado, es necesario que se verifiquen las capacidades del vocero frente al tema, frente al medio que se utilizará, y frente a sus contrapartes. Esto es fundamental, pues si existen debilidades en cualquiera de estos frentes, no constituye la persona idónea y puede fácilmente dar al traste con la  posición institucional o  el aporte de serio y profesional sobre el tema.

voceriaAseveraciones sin sustento, explicaciones que se dejan para después, datos que no se aterrizan o avalar algo que públicamente ha sido criticado y cuestionado, constituyen pecados mortales de una vocería. Se dice que la lógica o el sentido común no lo son tanto, y por eso se incurre en el error de no prepararse, de subestimar el escenario del debate o de desestimar lo que el público cree y defiende.

Dicen que no solo hay que serlo, sino también parecerlo.

 

0 Comments